Horario actual: 9.00 a 18.00 horas
 Búsqueda de:



Mandato e historia

Library reading room
© UN Photo

“Una biblioteca internacional de gran especialización y carácter único…”

La Biblioteca Dag Hammarskjöld presta servicios de investigación e información como respaldo a la participación de los Estados Miembros en las Naciones Unidas. Ubicada en la Sede de las Naciones Unidas en Nueva York, la Biblioteca presta servicio principalmente a los delegados de las misiones permanentes y al personal de la Secretaría de la Organización.

Desde la creación de los servicios de biblioteca en las Naciones Unidas en 1946, la Asamblea General de la Organización:

Reconoció que el papel central de la Biblioteca como herramienta esencial para las delegaciones y la Secretaría en la ejecución de sus tareas, de desempeñarse adecuadamente, garantizaría la creación de una biblioteca internacional de gran especialización y carácter único (A/4231).

Los planes de habilitación de una biblioteca en la Sede de las Naciones Unidas formaban parte de los planes de fundación de la propia Organización. La Comisión Preparatoria de las Naciones Unidas, en un informe de 1945, afirmaba que el Departamento de Servicios de Conferencias incluiría “una biblioteca con servicios de investigación y de referencia” (PC/20).

La Asamblea General definió la responsabilidad fundamental de la Biblioteca de la siguiente forma:

La función principal de la Biblioteca es la de permitir que las delegaciones, la Secretaría y otros grupos oficiales de la Organización obtengan con la mayor rapidez, conveniencia y economía posibles los materiales y la información necesaria para el ejercicio de sus funciones. Los materiales que deban reunirse y los servicios que puedan ofrecerse serán determinados según las necesidades de estos grupos (A/C.5/298).

En 1959, la Fundación Ford otorgó una suma de 6,2 millones de dólares a las Naciones Unidas para la construcción de un nuevo edificio en Nueva York destinado a sustituir el espacio inadecuado que ocupaba la Biblioteca.  El 16 de noviembre de 1961, poco después de la muerte del Secretario General Dag Hammarskjöld, el edificio recientemente terminado recibió el nombre de Biblioteca Dag Hammarskjöld en honor al compromiso de este con la creación de un espacio estético y moderno destinado a albergar la Biblioteca.

Actualmente, la Biblioteca Dag Hammarskjöld rinde homenaje al legado de su homónimo apoyando a los hombres y las mujeres que trabajan en favor de la paz en las Naciones Unidas.